jueves, 23 de junio de 2016

408. EL GENIO

A los pocos días de enterrar a mi padre, hice un poema con su monedero. Guardé en su interior algunas letras, lo fotografié y le puse de nombre La Fortuna.

Mi padre murió sin saber que yo escribía. Que dedicaba mi tiempo a disparar fotos, a estudiar las vanguardias artísticas, al arte del collage. En una palabra, a lo inútil.

Hoy, un señor desconocido me pide permiso para utilizar el poema. Quiere que La Fortuna sea la imagen de portada del próximo número de su revista.

Cuando yo era un niño, algunas de mis ocurrencias desesperaban a mi padre. Un día, enfadado de verdad, me aseguró que yo, de mayor, sería un genio o sería otra cosa. 

Imagino que, en algunas semanas, un ejemplar de la revista llegará al buzón. Ese día, como todos, voy a acordarme de mi padre. Incluso, puede ser que me invada la tentación de contar algo, a los que aún quedan, sobre esta forma mía de vida.

Por lo demás yo siempre lo he sabido. Lo sabía cuando era un niño y lo sigo sabiendo ahora. Que soy un genio. Un genio de esas lámparas que alumbran con una luz extraña.

domingo, 5 de junio de 2016

407. AGUA O EL POEMA QUE EMPIEZA CON LORCA Y TERMINA CON LORCA.

Agua que corre, libre, en abundancia
manada del aljibe limpio y claro

que habita el interior de los poetas.

La verdad, toque fiesta o toque luto
sigue su curso en palabras cisterna
que abastecen la casa del sediento.

Por eso el de Granada no se ha muerto
como los que se olvidan para siempre
en un montón de perros apagados.

Sus versos no son el agua pasada.
Cerró el piano pero siguió la música
quedará el dolor pero no el silencio.

martes, 31 de mayo de 2016

405. CORONA DE LAUREL.

En la última entrada del blog hablaba del milagro de la Revista Objeto Laurel.

La corona de laurel era la recompensa que se entregaba a algunos poetas, deportistas y guerreros. En concreto, a los vencedores. Por eso, mi corona de laurel quiere ser un reconocimiento a los diez años de la revista. 

Una trayectoria heroica. 





miércoles, 18 de mayo de 2016

404. REVISTA OBJETO LAUREL.

Esta mañana, en el apartado de correos, me he encontrado la edición especial aniversario de la Revista Objeto Laurel, en la que tengo la suerte de participar con un poema objeto.

Una vez leí, y si no lo leí el mérito es mío, que la Revista Objeto Laurel no es una revista, ni es arte, ni es poesía. La Revista Objeto Laurel es, simplemente, un milagro.

Larga vida a Laurel, al maestro Aliseda y a la gente bonita de Escacena del Campo (Huelva). 


jueves, 7 de abril de 2016

403. EL ELEGIDO.


Dos bolígrafos y medio después, puedo decir que he conseguido cerrar mi serie de 160 poemas objeto para la próxima edición de La Lata.


402. LA PAZ.

LA PAZ es un poema belga. Hecho en un precioso Atlas que compré a un chico árabe en un mercado de pulgas de Bruselas.